0 items

Food Trucks: cocina nómada en Bogotá

Escrito por: @PaulaHBarbosa

En Bogotá hay aproximadamente 30 camiones de comida rápida gourmet que, aunque no tienen autorización formal para parquearse y vender, se han vuelto lugares de interés para visitar y, por supuesto, para comer en la capital.

Cocina nómada en Colombia

Crédito:@PaulaHBarbosa

La película Chef (2014), dirigida y protagonizada por el estadounidense Jon Favreau, cuenta la historia de Carl Casper, un chef que renuncia a su trabajo en un reconocido restaurante de Los Ángeles, Estados Unidos, y decide tener su negocio propio: un restaurante sobre ruedas o foodtruck (camión de comida). El largometraje muestra el éxito que tiene el chef Casper gracias, sobre todo, a la publicación de su ubicación en las redes sociales.

 Los camiones de comida fueron creados en 1866 por el texano Charles Goodnight, quien quiso mejorar las condiciones en las que se les preparaba la comida a los ganaderos de Texas, quienes trabajaban por meses en zonas alejadas del comercio. Goodnight dejó a un lado la carreta en la que se vendían los alimentos y adecuó un camión del ejército de los Estados Unidos con estantes, cajones y utensilios de cocina para ofrecer fríjoles secos, verduras, huevos o carne y tocino a los trabajadores.

Es común ver los Food Trucks en las películas y series estadounidenses en ciudades como Nueva York, San Francisco y Washington. Pero la comida nómada ya no está solamente en Norteamérica. Poco a poco se ha tomado las calles de otros países, como Canadá, México, Inglaterra y Colombia.

Los Food Trucks se han convertido en un importante negocio que ya está rodando en la capital colombiana. Bacon Street, I ♥ Choripan, El vagabundo, Amano Catering, Gorila Fusión, Frank y Patacón Pecao son algunos de los camiones que se pueden encontrar por las calles de Bogotá. En ellos se ofrece lo que conocemos como comida rápida, pero siempre con un estilo gourmet e incluso hay algunos que venden ensaladas y comida saludable, como Yogi Juice.

 En Frank venden perros calientes y hamburguesas gourmet que, según Nicolás Arias, uno de sus dueños, preparan con carnes de una de las mejores marcas que hay en Colombia (Koller) y ellos mismos hacen el pan. Además, ofrecen galleta de chocolate belga y mazorca neoyorquina. Los socios de Arias son dueños de restaurantes de renombre en la capital como Kong, y chefs reconocidos como Nicolás de Zubiría.

Lo mejor de tener un camión de comida es que “tú lo puedes trasladar a diferentes eventos e ir a donde el cliente, no que el cliente vaya a ti&rdquo, Sandra Millán.

El Vagabundo vende sándwiches artesanales hechos con recetas internacionales y una nacional, que incluye el típico hogao. Incluso hay  sándwiches de helado, como el llamado Carola la Negra, que consiste en una bola de helado entre dos galletas de cardamomo horneadas. El menú de este camión fue desarrollado por Sandra Millán, quien estudió Artes Culinarias y Administración en Nueva York y montó su negocio sobre ruedas en julio de 2013.

Luis Tobián, presidente de Aso Food Trucks Bogotá y dueño de cuatro camiones y un restaurante, explicó que la ventaja de un camión de comida es que no genera los gastos fijos que implica tener un restaurante.

 Pero los FoodTrucks también tienen sus desventajas: no tienen autorización para parquearse en espacios públicos, por eso, la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá no ejerce ningún control en estas cocinas nómadas. “Eso se llama aprovechamiento de espacio público y todavía está prohibido en Bogotá”, afirmó Tobián. De hecho, hay un decreto (el 456 de 2013) que permitiría trabajar en las zonas públicas a cambio de un pago, pero aún no se ha reglamentado.

Comer rico en Bogotá

Crédito:@PaulaHBarbosa

 Entonces, ¿cómo pueden asegurarse los clientes de que un FoodTruck sí cumpla con las normas de salubridad? Tobián explicó: “como no existe una reglamentación formal legal, internamente les exigimos a nuestros asociados ciertos parámetros de seguridad y salubridad”.

 A todos los FoodTrucks se les exige como mínimo: que quienes trabajen dentro del camión tengan carné de manipulación de alimentos vigente y uniforme adecuado para preparar alimentos, dos canecas de basura (una para desechos orgánicos y otra para no orgánicos), agua potable, un plan de saneamiento y un extintor tipo K.

Tobián explicó que es difícil saber exactamente cuántos camiones hay, pues varios dueños dejan el negocio: “hay muchos que no aguantan, porque como no pueden parquearse en un lugar sin problema, no trabajan entre semana y muchos viven de esto”. Por eso, la Asociación, conformada por alrededor de 25 Food Trucks, busca eventos abiertos al público en los que puedan participar los fines de semana.

 Algunos de los camiones han logrado establecerse en sitios privados por los que pagan un arriendo. Frank es uno de ellos, está parqueado en la Calle 81 con Carrera 12. Patacón Pecao y Bacon Street están en la Calle 81 con Carrera 13A. Otros, como AMANO catering, se dedican a prestar servicio de atención y oferta de alimentos en eventos, clubes, colegios, empresas, etc. La Asociación también ha conseguido un espacio para los camiones en el Autódromo de Tocancipá, en conciertos y en algunos eventos que se realizan en Corferias.

 Debido a que no es fácil saber en dónde encontrar un Food Truck, el ingeniero electrónico y diseñador de productos, Rafael Ricardo Romero, creó la aplicación Bogotá FoodTruck. Esta permite que los dueños suban fotos, que publiquen su ubicación tanto en la App como en las redes sociales, y “que se pueda hacer contrataciones para eventos o pedidos especiales”, afirmó Romero.

 Las redes sociales han sido el mejor espacio para que los bogotanos ubiquen sus FoodTrucks favoritos. Por eso, la mayoría de los camiones tienen página de Facebook, cuenta de Instagram o Twitter, e incluso página web. De esta forma les dicen a sus clientes en dónde estarán ubicados y en qué horario.

 

 

Palabras importantes:

comments powered by Disqus